Fosa Séptica

Fosa Séptica

La expresión coloquial utilizada para referirse a una depuradora biológica es fosa séptica. Sin embargo, una fosa únicamente es un tratamiento primario, que incluye decantación y digestión anaerobia. Con este tratamiento se consigue entorno a un 40-50% de rendimiento de eliminación de carga contaminante.

Nuestras fosas sépticas están construidas y certificadas conforme a la Norma UNE-EN 12566-1.

GEDAR dispone de tres tipos de fosa séptica:

fosa-estandar

Estandar

fosa-imhoff

Tipo Imhoff

fosa-material-soporte-inundado

Material soporte inundado

 

 

 

 

 

 

 

La legislación actual establece que una fosa séptica puede ser utilizada como:

  • Depósito estanco de aguas residuales, cada cierta frecuencia los residuos deben ser retirados por una empresa autorizada.
  • Pretratamiento de un sistema de depuración.

Por su rendimiento no se admite cómo único tratamiento de depuración, la fosa séptica hay que complementarla con un filtro percolador o con una oxidación prolongada.

Puede comprar este equipo en nuestra pagina web.

Si necesita ayuda para definir sus necesidades, o necesita un equipo más grande, póngase en contacto con nuestro servicio técnico por teléfono o vía email.

Funcionamiento

Este proceso de depuración anaerobia (ausencia de oxigeno) es realizado por bacterias que captan energía y nutrientes, para su metabolismo, de la materia orgánica contaminante. Así, los microorganismos anaerobios degradan la materia orgánica formando principalmente metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2). Una pequeña porción de dicha materia orgánica es empleada en generar nuevas bacterias.

La contaminación orgánica se evalúa por la DQO (demanda química de oxígeno), básicamente es la concentración de materia orgánica. En este tratamiento anaerobio, la materia orgánica digerida se transforma en un 90% en CH4 y CO2 y en un 10% en lodo (biomasa).

 


Comparte ahora en las redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn