Filtro de vidrio activo

Filtro de vidrio activo

El principio de funcionamiento de un filtro de vidrio es el mismo que el de un filtro de arena. Los sólidos en suspensión que lleva el agua son retenidas durante su paso a través del lecho de vidrio. Una vez colmatado el filtro puede ser regenerado por lavado a contra corriente.

El vidrio activo es más caro que la arena, pero tiene muchas ventajas:

  • Se consigue una filtración más fina que con la arena.
  • La uniformidad del vidrio activo es mayor que la arena.
  • El vidrio es más resistente que la arena al desgaste por rozamiento, cuando se produce filtración los granos de arena rozan unos con otros desgastándose. Esto produce un limo que se va acumulando en el filtro, apelmazándolo y disminuyendo la capacidad de filtración.
  • Al desgastarse menos, tienen una mayor duración.
  • La arena de sílice es porosa. La materia orgánica se introduce en los poros de los granos de arena y se reproduce. Esta materia orgánica, para protegerse de nuestros desinfectantes, produce una baba pegajosa llamada ‘algine’ que va compactando los granos de arena y, mediante la captación de cal, va formando nódulos que se endurecen y deterioran la capacidad de filtración. El vidrio activo no tiene poro lo que nos permite mantener a la materia orgánica bajo control aumentando radicalmente la duración de la vida útil del producto y mejorando muchísimo la capacidad filtrante.
  • Al ensuciarse menos, hace que los lavados usen menos agua y sean menos frecuentes, lo que supone un ahorro de agua.

Filtro de vidrio activo diseñado e instalado por GEDAR.

Para obtener el diseño de un filtro de vidrio activo, póngase en contacto con nuestro servicio técnico por teléfono o vía email.

GEDAR ha realizado instalaciones de este tipo, puede consultar algunas de ellas en la sección proyectos en el menú superior.

 

 

Comparte ahora en las redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
¿Te ha gustado?
[Total: 0 Media: 0]