Filtros de arena

Filtros de Arena

Los filtros de arena son utilizados para filtración de aguas con una carga de sólidos baja o media. Estos filtros consiguen una retención de partículas de hasta 5 micras. Los sólidos en suspensión que lleva el agua son retenidas durante su paso a través del lecho de arena. Una vez colmatado el filtro puede ser regenerado por lavado a contra corriente.

Las botellas incluyen un sistema interno de distribución que garantizan que el afluente se reparta por todo el lecho. Además, este tiempo impide la pérdida del elemento filtrante.

Los filtros de arena se pueden fabricar con PRVF, PA, etc, muy indicados para filtración de aguas de río y de mar por su total resistencia a la corrosión. Las fabricaciones en metal, acero inoxidable o acero al carbono para aplicaciones en las que se requiere una mayor resistencia a la presión.

Filtro de Arena

Filtro de Arena

Para obtener el diseño de un filtro de arena, póngase en contacto con nuestro servicio técnico por teléfono o vía email.

GEDAR ha realizado instalaciones de este tipo, puede consultar algunas de ellas en la sección proyectos en el menú superior.

Parámetros de funcionamiento

Uno de los parámetros más indicativos del comportamiento de un filtro es la turbidez del agua filtrada. Al comenzar el período de filtración, hay un período inicial de tiempo, relativamente corto, conocido como “período de maduración”. Durante este periodo de tiempo, la turbidez del agua filtrada va disminuyendo hasta alcanzar un punto a partir del cual se mantiene casi constante un período largo de tiempo, que dependerá de la altura del lecho.

Continuando la filtración, se llegará a un punto a partir del cual la turbidez inicia un incremento. Este punto como el comienzo del “período de perforación” del filtro.

Evolución de la turbidez del agua filtrada.

Otro parámetro indicativo de los filtros es la pérdida de carga. Esta nos indica el grado de dificultad que encuentra el agua a su paso a través de la arena. La perdida de carga sirve para hacer un seguimiento del estado de atascamiento del lecho con el transcurso del tiempo.

Al construir los filtros, se fija la pérdida de carga máxima a la que podrá llegarse. Esta pérdida de carga máxima debe ser tal que el tiempo que tarda en alcanzarse sea igual o ligeramente inferior al tiempo que tarda en alcanzarse la perforación del filtro. Así, la turbidez del agua filtrada siempre será buena y además se aprovecha el atascamiento de la casi totalidad de la altura del lecho de arena previsto. Llegado el momento de la máxima pérdida de carga del filtro, se procede al lavado a contracorriente.

A continuación, se muestran dos ejemplos de comportamiento de los filtros. Ambos filtros tienen fijada una pérdida de carga máxima de 2.5 m.c.a. Como se puede apreciar, el filtro 1 está bien construido ya que alcanza la perdida de carga máxima antes de la perforación del filtro. Sin embargo, el filtro dos alcanza la perdida de carga máxima cuando el filtro ya ha sido perforado. Una posible solución sería aumentar el espesor de arena, de forma que la perdida de carga máxima se alcance antes de la perforación del filtro.

1

Comportamiento filtro 1 (bien construido).

2

Comportamiento filtro 2 (mal construido).

Comparte ahora en las redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
¿Te ha gustado?
[Total: 1 Media: 1]