Decantadores

Decantadores

La decantación es un método físico para separar componentes de mayor densidad que el agua. El mecanismo de acción de la separación es la fuerza de la gravedad. Así, los componentes de mayor densidad se sitúan en el fondo del decantador, quedando el agua clarificada en la superficie. La adición de coagulantes y floculantes favorece la separación de los sólidos en suspensión en el proceso de decantación.

En el tratamiento de aguas residuales urbanas e industriales, el decantador es un elemento fundamental ya que mediante el mismo podemos separar y concentrar los fangos así como los sólidos presentes en el agua residual mediante un proceso de decantación física.

Para obtener el diseño de un decantador, póngase en contacto con nuestro servicio técnico por teléfono o vía email.

Los principales tipos de decantadores son:

Circular

decantador-conico-cilindrico

Decantador cónico-cilíndrico.

Lamelar (detallado a continuación)

Decantador lamelar

También es posible tanto para agua potable como para agua residual e industrial, el uso de decantadores lamelares. El empleo de lamelas con una inclinación adecuada permite aumentar la superficie efectiva de decantación. El sistema lamelar permite que la distancia que una partícula tiene que recorrer hasta que decanta sea menor que en un decantador convencional.

Con el paso del fluido entre las lamelas se produce la separación de los sólidos en suspención que resbalan por la pendiente de las lamelas hacia el fondo del decantador mientras que el agua limpia sigue una trayectoria ascendente hacia la superficie superior del decantador.

El problema principal en un decantador lamelar es la obturación de las lamelas. En las paredes de éstas puede producirse la adherencia de algas, lodos, etc. Estos problemas pueden producirse por varios motivos:

  • Altas concentraciones de sólidos en suspensión.
  • Reactivos químicos como floculantes y coagulantes.
  • Vertidos incontrolados (hidrocarburos, grasas…).
  • No haber definido correctamente el tamaño del lamelar en función del tipo de agua a tratar.
  • Canales preferenciales en los lamelares.
  • Mal dimensionamiento del decantador.
  • Incorrecto mantenimiento del lamelar.
Comparte ahora en las redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
¿Te ha gustado?
[Total: 2 Media: 2.5]