Tamiz Estático

Tamiz estático

El tamiz estático es una maquina diseñada para separar de manera continua los sólidos en suspensión de un líquido. Este equipo retiene partículas desde 0.15 a 3 mm, en función del modelo, sin consumo eléctrico.

Tamiz estático

Tamiz estático

Para obtener el diseño de un tamiz estático que se adapte a sus necesidades, póngase en contacto con nuestro servicio técnico por teléfono o vía email.

Funcionamiento

Funcionamiento tamiz estático

La separación solido-liquido de este equipo se basa en el efecto Coanda. Este consiste básicamente en que cuando un fluido se desliza sobre una superficie curva tiende a adherirse mientras que un sólido en la misma superficie tiende a ser expulsado.

El líquido a filtrar (1) entra en el tamiz a través de la tubería de entrada situada en la trasera o lateral del equipo. El líquido se va acumulando en el cajón de alimentación (2). Así, el nivel aumenta llegando al desbordamiento, fluyendo una lamina de agua homogénea por toda la superficie del tamiz. Esta lámina de agua se desliza por gravedad por toda la superficie de tamizado y por la forma geométrica de la malla filtrante (efecto Coanda), se produce la separación del solidó-liquido.

El líquido pasa a través de las ranuras depositándose en el cajón de salida (3). Este líquido es desalojado hacia el exterior a través de una tubería. Por otra parte nos quedan los sólidos (4) que se deslizan sobre la malla hasta el borde inferior, donde son recogidos bien por un tornillo transportador, cinta transportadora, contenedor, etc.

Componentes

partes-tamiz-estatico

Chasis: Diseñado para alojar los componentes para una eficaz filtración sin necesidad de energía ya que no posee partes móviles, normalmente están formados por chapa conformada y sus materiales más comunes son el acero inoxidable tanto el aisi-304 y el aisi-316 por su capacidad anticorrosiva frente a aguas contaminadas y agentes ambientales. También cabe la posibilidad de fabricación en otros materiales como pueden ser los poliméricos.

Cajón de recepción: Es el encargado de recibir el afluente y distribuirlo uniformemente por toda la superficie del tamiz a la vez que evita las turbulencias ocasionadas a la entrada de la tubería. El cajón de recepción puede ser diseñado de varias formas según las necesidades del fluido a tratar, al igual que las bridas de entrada se pueden alojar en varias posiciones bien en la parte trasera o lateralmente a distintas alturas.

Cajón de recogida: Es el encargado de recibir el líquido filtrado y de evacuarlo hacia la boca de salida, la cual puede estar montada en la parte inferior o lateral del tamiz.

Malla filtrante: Es un tamiz metálico de acero inoxidable el cual puede fabricarse en distintas calidades dependiendo de la agresividad de fluido a tamizar. Está constituida por unos perfiles longitudinales por los cuales va deslizando el fluido a tamizar, esta se puede hacer de diferentes pasos de luz según exigencias.

Sistema de limpieza: En estos equipos nos encontramos con varios sistemas de limpieza. Los tamices estáticos van provistos de unos registros para su limpieza interna los cuales bien pueden estar alojados en su parte trasera o bien en los laterales, para poder tener acceso al interior y efectuar la limpieza. Por otro lado tenemos los sistemas de limpieza continuos que son las rampas de inyección de agua a presión que bien pueden ir instaladas en el interior o en el exterior o ambas posiciones, las cuales van pulverizando sobre la malla filtrante y limpiando posibles residuos depositados evitando en gran parte la colmatación.

Comparte ahora en las redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
¿Te ha gustado?
[Total: 0 Media: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *