Proceso IFAS

Proceso IFAS

El proceso IFAS es un proceso biológico aerobio (presencia de oxígeno) empleado para el tratamiento de aguas residuales. Este tratamiento consiste en la degradación de la materia orgánica por parte de bacterias aerobias.

El cultivo bacteriano encargado de la depuración se encuentra en dos formas:

  • En suspensión.
  • Adherido en forma de biopelícula a soportes de alta superficie especifica que se encuentran sumergidos y en movimiento en el reactor.

La presencia de bacterias tanto en suspensión como adheridas a soporte permite una mayor concentración de bacterias en el reactor. Así, este tipo de bioreactor admite mayor carga contaminante.

Las bacterias incorporan la materia orgánica a su metabolismo para generar nuevo tejido celular y mantener su actividad vital. La presencia de oxígeno en el reactor se consigue insuflando aire u oxígeno puro.

Para un correcto funcionamiento del reactor biológico es necesario reducir previamente la carga contaminante mediante un tratamiento primario. Este tratamiento primario suele ser una decantación. También es necesaria una decantación después del reactor biológico para separar los flóculos que escapen del reactor, obteniéndose un efluente clarificado.

GEDAR es capaz de diseñar este tipo de tratamiento, fabricarlo, instalarlo y llevar a cabo su explotación y mantenimiento.

Si necesita un tratamiento de este tipo, o necesita ayuda para definir sus necesidades, póngase en contacto con nuestro servicio técnico por teléfono o vía email.

Funcionamiento

Esquema funcionamiento proceso IFAS

El agua pretratada se introduce en el reactor biológico. En este, se mantiene un cultivo bacteriano tanto en suspensión como en forma de biopelícula adherido a soportes de alta superficie especifica. Estos soportes se encuentran sumergidos y en movimiento en el reactor biológico.

Las bacterias incorporan la materia orgánica a su metabolismo para generar nuevo tejido celular y mantener su actividad vital. Los productos de la degradación de la materia orgánica por vía aerobia son el CO2, H2O y nuevos microorganismos.

Este proceso biológico requiere de una cantidad determinada de materia orgánica, ya que cantidades excesivas de estos compuestos orgánicos, metales pesados y/o sales pueden inhibirlo o destruirlo; y cantidades reducidas de nutrientes pueden no ser suficientes para mantener el proceso.

El sistema de aireación, además de oxigenar asegurando las condiciones aerobias, permite la fluidización de los soportes donde crecen las bacterias e impide la sedimentación de los flóculos formados.

Tras un tiempo de retención adecuado en el reactor, el agua pasa al decantador secundario.  En este equipo se produce una separación sólido-liquido. Los flóculos al ser más densos que el  agua, sedimentan por gravedad y se depositan en la parte inferior del decantador. Así, se obtiene un efluente clarificado.

Una parte de los flóculos (fango biológico) que sedimentan en el decantador secundario son recirculados para mantener un cultivo de bacterias en suspensión adecuado en el reactor biológico. El resto de lodos son retirados y extraídos del sistema.

Comparte ahora en las redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
¿Te ha gustado?
[Total: 0 Media: 0]